En los momentos más oscuros de nuestro país, Hebe inició una lucha personal en la búsqueda de sus hijos, pero al mismo tiempo tomó una responsabilidad histórica. Junto a valientes mujeres levantaron la bandera de la memoria de nuestro pueblo, tan necesaria para la recuperación de la identidad, la libertad, la justicia y la dignidad de los pueblos. Como referente política y de derechos humanos, el intento de detención de Hebe, es sin dudas una maniobra de personeros del neoliberalismo en complicidad con la justicia patriarcal, porque Hebe es una guía para las futuras generaciones de mujeres luchadoras y un obstáculo para la aplicación de políticas liberales que marcan un retroceso en materia de derechos humanos.

Hebe como mujer luchadora, ha denunciado y enfrentado la aplicación de políticas que se materializan en ausencia del Estado, y la aplicación de políticas económicas regresivas, tarifazos, cierre de fábricas, que generan desempleo, esto es hambre y miseria.

Este 4 de agosto, mientras se cumplían 40 años del asesinato de Monseñor Angelelli, ejemplo de compromiso con los más humildes y lucha por la justicia social, mientras se cumplía la ronda que cada jueves las Madres de Plaza de Mayo realizan hace más de 30 años, quisieron encarcelar a Hebe de Bonafini, desde Católicas por el Derecho a Decidir no podemos dejar de repudiar estos hechos. Son claras violaciones a los DDHH y ahora a otra mujer.

Católicas por el Derecho a Decidir