Compartimos con ustedes la carta enviada al Prof. Dr. Ricardo Nidd en razón de la apertura de la Cátedra “El aborto como problema de salud” en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario.


Córdoba,   19  de mayo de 2017

Al señor Decano

Facultad de Medicina

Universidad Nacional de Rosario

Prof. Dr. Ricardo Nidd

S/D

 

Desde Católicas por el Derecho a Decidir Argentina, queremos hacer llegar nuestras sinceras felicitaciones a la decisión de Facultad de Ciencias Médicas de incorporar la materia “El aborto como problema de salud” a la carrera de Medicina.

Como Organización  que promueve desde hace más de 20 años los derechos de las mujeres desde una perspectiva ética, teológica, católica y feminista, especialmente los que se refieren a la sexualidad y la reproducción humana, celebramos la creación académica de un espacio curricular de formación de grado donde temas vinculados a la ética y al auto-gobierno de las mujeres sean abordados desde el respeto y la libertad de conciencia.

El acceso a interrupciones de embarazo permitidas por la ley continúa encontrando en profesionales de la salud con déficit en su formación de grado serios obstáculos en la práctica cotidiana. Ello impide a las mujeres el ejercicio de una ciudadanía plena y expone a niñas, adolescentes y mujeres de todo el territorio a maternidades forzadas por fuera de los planes de vida o al circuito clandestino del aborto. Otro tanto ocurre con la atención post aborto donde asistiendo legalmente el caso Belén, la sociedad advirtió que la relación médico-paciente no enmarca con igualdad la atención de las mujeres con eventos obstétricos adversos.

En nuestra visión y nuestro trabajo se proyecta una sociedad donde las mujeres ejerzamos plenamente nuestros derechos sexuales y reproductivos, una ciudadanía plena en el Estado y las iglesias, y por sobre todo, una sociedad donde los postulados democráticos de y el pluralismo moral alienten cotidianamente a que se reconozcan nuestra capacidad moral para tomar decisiones éticas sobre nuestras vidas.

Por ello, este tipo de diseño curricular que vincula la formación de futuros profesionales de la salud con una problemática social que involucra la salud pública como política de igualdad  en el caso de aborto, consideramos contribuyen directamente a la construcción de una vida más vivible para las mujeres donde la soberanía sexual y reproductiva sea posible en orden a profesionales de la salud respetuosos de los derechos humanos y el enfoque de género.

Por lo expuesto, felicitamos a las autoridades de la Facultad de Medicina y no dudamos que este ejemplo será seguido por otras universidades del país.

María Teresa Bosio  

Presidenta Católicas por el Derecho a Decidir Argentina