Keka

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La actividad se realizó en el marco de la Cátedra Libre Extracurricular de Educación Sexual Integral y Derechos Sexuales y Reproductivos de la Facultad de Ciencias Humanas.

La magister María Teresa Bosio, presidenta del colectivo de mujeres “Católicas por el derecho a decidir”, brindó este viernes una conferencia debate denominada “Con nosotrxs no se metan: la ESI y los derechos sexuales en la mira de los fundamentalismos religiosos latinoamericanos”.

La actividad se realizó en Salón Azul del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), en el marco de la Cátedra Libre Extracurricular de Educación Sexual Integral y Derechos Sexuales y Reproductivos de esa Facultad.

La conferencia fue organizada por la mencionada Cátedra Libre y por la Asociación de Docentes Universitarios (ADU), contando además con el aval del Programa Académico Institucional de Derechos Humanos de la UNLPam.

El encuentro se elaboró con el objetivo de generar un espacio de información y debate relacionado con el avance de grupos religiosos fundamentalistas en América Latina, y revisar el lugar de la Educación Sexual Integral en la formación universitaria y su vínculo con los derechos humanos.

María Teresa Bosio es Magister de Ciencias de la Educación, título otorgado por la Universidad Federal Fluminense de Río de Janeiro, y actualmente se desempeña como profesora regular de la cátedra de Metodología de Investigación en Trabajo Social en la Universidad Nacional de Córdoba.

La disertación fue coordinada por el licenciado Eric Morales Schmuker e incluyó la proyección del documental “Género bajo ataque”, recurso que permitió poner en contexto la temática expuesta.

En la charla, Bosio expresó que “la iglesia es una institución que no es monolítica, desde ese lugar queremos disputar sentidos, sobre todo el sentido moral de la iglesia, que siempre nos ha jodido a las mujeres y a la diversidad sexual“.

Indicó, además, que “queremos que nos vean como católicas por el derecho a decidir, y nos acompañan compañeros y compañeras de otros espacios religiosos, pentecostales, luteranos, menonitas, que también tienen incidencia”.

“Hacemos un frente para pensar la religión como una construcción individual, privada, que no tiene que ver con imponer creencias al estado, desde ese lugar pensamos a un Jesús que siempre se preocupó por las injusticias y por la inclusión, y además siempre se rodeó de mujeres. Trabajamos con teólogas feministas y armamos esta posición, que es una disputa política dentro de lo que es esta mirada hegemónica que la iglesia quiere imponer“, concluyó la docente.

 

Fuente: Vía Santa Rosa. Enlace a la nota: click aquí