12 de agosto de 2014

Como mujeres católicas y feministas, sostenemos nuestra disidencia con respecto a las posiciones de la jerarquía de la Iglesia  Católica conservadora que se opone a políticas públicas mostrando una vez más su enconado ímpetu en contra de los derechos humanos de las mujeres.

La jerarquía de la Iglesia Católica una vez más está en contra de los derechos consagrados, mostrando su lado más fundamentalista, e interfiriendo en una política de Estado.

Desconoce y oculta el legado de los argumentos teológicos feministas que sostienen el derecho a decidir de todas las mujeres, de la propia doctrina en su reconocimiento de las mujeres como personas con autonomía moral, como la libertad de conciencia, el probabilismo y la teoría del mal menor, los cánones del derecho canónico y el Concilio Vaticano II.

Cada vez que hay un avance en temas tan sentidos para las mujeres y el Movimiento de Mujeres, algunos sectores de la jerarquía católica muestran su conservadurismo extremo tratando de incidir en las decisiones políticas que garantizan los derechos sexuales y reproductivos.

En Santiago del Estero, en Salta recientemente y en otras provincias han lanzado su ofensiva pública contra un anticonceptivo seguro que el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable está proponiendo a las adolescentes que han pasado por un evento obstétrico, sea parto o aborto, para que estén protegidas correctamente y luego poder evaluar el nivel de adherencia a dicho método. El implante subdérmico, es un método anticonceptivo que se usa en Europa y EEUU desde fines de los años 80 y es parte de los avances científicos en anticoncepción al que tienen acceso los países en desarrollo y las personas con mayores recursos económicos. Por ello es importante que se incorpore al Programa como una manera de hacer accesible a todas las mujeres, más allá de su condición social, la variedad de métodos garantizando las decisiones reproductivas.

Sectores de la Jerarquía y grupos antiderechos están confundiendo a las jóvenes y a sus familiares con sus análisis y conceptos anclados en el Medioevo. Ni siquiera consideran las recomendaciones del Papa Francisco que llama justamente a que el Estado sea laico, las y los jóvenes sean responsables y que afirma que la moral sexual no es dogma de fe en la Iglesia Católica, aunque sean parte de la doctrina. Tampoco escuchan las observaciones y recomendaciones de la OMS, ONU u OEA. En el caso de la ONU, el Comité de los Derechos del Niño y el Comité sobre Prevención de la Tortura recientemente han puesto al Vaticano en el banquillo de los acusados por considerarlo responsable de los casos de pederastia y del incumplimiento e interposición en el acceso a la educación sexual, métodos anticonceptivos y al aborto seguro que violan los derechos de niños/as y adolescentes.
La jerarquía no escucha las encuestas que el propio Vaticano realizó entre sus fieles a nivel mundial  cuyas respuestas cuestionan justamente los temas vinculados a la sexualidad en toda la doctrina que a familia se
refiere. Son sordos algunos, como  Monseñor Aguer que no escucha ni escuchará, aunque fue un buen socio de la dictadura militar.

Ante los avances en derechos promueven como estrategia la objeción de conciencia en salud reproductiva,  y el aborto legal especialmente. Se ha difundido con tal énfasis entre los médicos que muchos profesionales se niegan atender a las mujeres. Como respuesta se han generado iniciativas inteligentes y no confrontativas que permitan garantizar el derecho al aborto legal creando un equipo centralizado de asesoramiento e intervención en casos de aborto legales que tengan complicaciones en la Provincia de Buenos Aires.

Desde Católicas por el Derecho a Decidir, como parte del Consejo Asesor de la Sociedad Civil del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable queremos manifestar nuestro apoyo a dicho Programa en la promoción de medidas para mejorar el acceso a métodos anticonceptivos, para que las mujeres argentinas accedan de manera informada a sus derechos contemplados en nuestra legislación y en Pactos y Tratados Internacionales de Derechos Humanos que Argentina ha ratificado.

También manifestar nuestro apoyo a la decisión del Ministerio de Salud de la  Provincia de Buenos Aires en relación al aborto no punible que está en nuestro marco legal desde el año 1921 para los casos en los que peligra la vida o salud de la mujer o los casos de violación. Es fundamental que las mujeres podamos decidir la interrupción de un embarazo que puede poner en riesgo nuestra salud o un embarazo que provenga de una violación. Así lo ha reafirmado nuestra Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el fallo FAL en el 2012.

Como mujeres católicas creemos fundamental el avance hacia un Estado Laico, como parte de una profundización democrática.

Por ello exigimos

 

*¡ESTADOS E IGLESIAS SEPARADOS!*

*LAS MUJERES DECIDIMOS*
*LA SOCIEDAD RESPETA*
*EL ESTADO GARANTIZA*
*LAS IGLESIAS NO INTERVIENEN*

 

 

Católicas por el Derecho a Decidir

Colón 442 6to D Córdoba (5000) Argentina
tel/fax +543514229104
www.catolicas.com.ar [email protected]


Fatal error: Uncaught exception 'wfWAFStorageFileException' with message 'Unable to verify temporary file contents for atomic writing.' in /home/catolicasorg/public_html/sitio2016/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:46 Stack trace: #0 /home/catolicasorg/public_html/sitio2016/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(567): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/home/catolicas...', '<?php exit('Acc...') #1 [internal function]: wfWAFStorageFile->saveConfig() #2 {main} thrown in /home/catolicasorg/public_html/sitio2016/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 46