Desde Católicas por el Derecho a Decidir Argentina, organización compuesta por mujeres católicas y feministas, celebramos el inicio formal del debate parlamentario en relación al proyecto de legalización y despenalización del aborto en nuestro país. El mismo se desarrollará, en esta primera instancia, en el marco del plenario de comisiones convocado por la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados de la Nación.

Nuestras esperanzas están puestas en la posibilidad de un debate franco, anclado en posicionamientos éticos exentos de cualquier fundamentalismo religioso y comprometido con la cruda realidad de las cifras que arroja esta problemática en Argentina, así como en muchos otros países de la región. Esperamos que nuestras legisladoras y legisladores se muestren atentos a la desigualdad social que apareja la criminalización del aborto, respetando en el marco de la discusión la dignidad de las mujeres como sujetas morales autónomas por sobre todas las cosas.<

En esta línea de pensamiento, consideramos al Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) elaborado desde la Campaña Nacional por el Derecho al aborto legal, seguro y gratuito, como aquel que ha sabido abordar seria y concienzudamente la problemática compleja referida al derecho a decidir sobre el propio cuerpo; en tanto busca desincriminar la decisión de abortar dentro de las primeras 14 semanas y ,al mismo tiempo, aporta una mirada integral que persigue asegurar la prestación médica en los tres subsectores de la salud con carácter de igualdad e integralidad.

Estamos convencidas que se puede profesar la fe católica y estar a favor de la legalización del aborto. Así lo demuestran los principales debates puestos de manifiesto desde la teología feminista, que visibilizan las opresión que las mujeres sufrimos debido a las manifestaciones patriarcales dentro de distintas religiones. Diversas encuestas dan cuenta de ello, evidenciando tanto en Argentina como en la región, que las mujeres católicas disentimos con la jerarquía en temas vinculados a la sexualidad y a la reproducción. Esto se suma a los innumerables testimonios de mujeres que revelan la capacidad de armonizar sus creencias religiosas con la decisión de interrumpir un embarazo por elección propia.

Invitamos a cada uno de nuestras legisladoras y legisladores a votar en libertad de conciencia. Creemos que esto supone la enorme responsabilidad democrática de debatir con argumentos laicos, reconociendo el deber histórico que como representantes del pueblo han asumido; votando, no para sus conciencias personales, sino privilegiando aquello que resultará en una mejora para la vida de miles de mujeres. Votar a favor de la legalización del aborto no implica tomar una posición moral acerca del acto mismo de abortar, sino tomar una decisión descriminalizadora hacia las mujeres. No podemos permitir que la cárcel sea el destino de una mujer que decide interrumpir un embarazo.

La selectividad con que opera el derecho penal, el sesgo de género que sostiene la criminalización del aborto en nuestra sociedad, así como la violencia simbólica que compone el mensaje de la maternidad obligatoria bajo la amenaza de cárcel, constituye a nuestro entender una deuda que la democracia mantiene con las mujeres argentinas. Esta responsabilidad del Estado, no se salda debatiendo sino aprobando la desincriminalización del aborto. El aborto legal entonces, es un paso más en el proceso de fortalecimiento de la ciudadanía de las mujeres. Tuvimos que luchar a lo largo del siglo XX por nuestros derechos civiles y políticos, ahora nos toca seguir conquistando los derechos sexuales y reproductivos. Sin aborto legal nuestra ciudadanía es de segunda.

Por un debate histórico que construya una mejor democracia, con justicia social y una legislación acorde a un porvenir de libertad y autonomía.

Por la salud y la vida de las mujeres.

Católicas por el Derecho a Decidir Argentina

Contactos de Prensa:
Marta Alanís 1158967598 / Victoria Tesoriero 1154868989 / Silvia Juliá 3515649984 / Soledad Deza 3815854945