Desde las 11 hs. se debatió en la Cámara de Diputados la legalización del aborto en la Argentina. La diputada Carolina Gaillard convocó desde la comisión de salud, la cual preside, a una reunión informativa en la cual expositores a favor y en contra de los tres proyectos presentados para legalizar y despenalizar el aborto. Esta demanda es una deuda que la democracia tiene con las mujeres de nuestro país y que las numerosas movilizaciones por Ni Una Menos, los Encuentros Nacionales de Mujeres y un amplio consenso de bloques políticos reclaman.
Durante la reunión se pusieron en discusión las iniciativas de las diputadas nacionales Diana Conti, Mayra Mendoza y de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. El de Conti se focaliza en los abortos que ya son legales, el de Mendoza establece la despenalización desde un enfoque de salud, el de la Campaña, consagra el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) en las primeras 14 semanas de gestación en el sistema de salud.
Carolina Gaillard abrió el debate junto a Daniel Lipovetzky, presidente de la Comisión de Legislación General, y Alejandra Martínez, presidenta de la Comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia lo cual significó que estuvieron presentes tres de las cuatro autoridades de las comisiones que deben ser tratados los proyectos. Durante la presentación Gaillard instó a que se cumpla con el Protocolo de Aborto no Punible. Además denunció que “en este tema no hay un Estado ausente, sino un Estado muy presente que criminaliza a las mujeres”.
Este año numerosos casos de mujeres encarceladas por abortar salieron a la luz. Los casos de Belén en Tucumán y de Juana en Salta fueron los más conocidos. Ambos casos contaron con el patrocinio de Católicas por el Derecho a Decidir. Victoria Tesoriero, quien tomó la palabra en representación de la organización manifestó que “lo que sacó a la luz el caso Belén es una trama de autoritarismo y misoginia que fundamenta las condenas contra las mujeres. Una trama de actores judiciales, policiales y agentes de la salud que no respetan la autonomía y derechos de las mujeres consagrados en la Constitución Nacional y Tratados Internacionales.
La jurista Nelly Minsyersky reclamó “sacar los dogmas y creencias personales del debate”. “Les recuerdo que estamos en un país laico”, dijo y agregó que hay una negativa a sacarnos a las mujeres del rol de incubadoras, es negar la autonomía de las mujeres y culpabilizarnos”. Por otra parte acentuó que aún no se legalizó el aborto porque “cuando las mujeres decidimos nos salimos de lo “normal” que marca la sociedad, que es el ser madres como único destino”.
Por su parte Mariela Belski de Anmistía Internacional sostuvo que “despenalizar el aborto es un imperativo en Derechos Humanos. “El Estado debe terminar con los estereotipos de género en su normativa y agregó que el “artículo 86 del Código Penal, que corresponde al año 1921, es un piso desde el cual se debe ampliar derechos” y que “mientras el aborto siga siendo clandestino es una de las formas de violencia contra las mujeres”.
Estela Díaz, Secretaria de Género de la CTA, celebró la convocatoria y expresó que “el Congreso tiene que sacar de la clandestinidad el derecho al aborto legal”.
Andrés Gil Domínguez, abogado constitucionalista indicó que las Convenciones Internacionales son claras en cuanto a la prescripción a los Estados a legislar a favor del derecho al aborto de niñas, adolescentes y mujeres. “Que no confundan las Convenciones con púlpitos o con cultos personales”, dijo.
Ginés González García, ex Ministro de Salud de la Nación, señaló que “Desde el punto de vista sanitario, la muerte de mujeres por abortos clandestinos es un problema serio. En Argentina hay un marco legal para las interrupciones del embarazo en casos no punibles, pero el tema es que no se cumple. Sólo ocho provincias lo aceptaron”. En el mismo sentido, el ex Ministro Daniel Gollán expresó: “Mientras una sola mujer muera de una causa evitable como esta, es un fracaso para la salud pública. Hay mucha hipocresía. Démosle la posibilidad a Argentina de terminar con estas muertes evitables”.
La diputada Araceli Ferreyra (FPV) señaló que hay un “discurso hipócrita” sobre este tema, siendo que “son las mismas personas las que niegan la educación sexual integral y las consejerías de salud, las que no quieren debatir el aborto en nuestro país”. En tanto que el diputado Daniel Lipovetzky (PRO) señaló que “Estoy a favor de la despenalización. Es clave que cada mujer tenga derecho a hacer con su cuerpo lo que quiera. La mejor manera de generar consensos es debatir para avanzar en la ley que todos queremos”.
“Es importante dar este debate de cara a la sociedad, es una responsabilidad que tenemos como legisladores nacionales. Este es el inicio del debate. Es tiempo de que la democracia nos reconozca el derecho al aborto legal”, manifestó la diputada nacional Victoria Donda, de Libres del Sur.
Juliana Di Tullio, por su parte, y luego de destacar la importancia de la convocatoria que realizó Gaillard desde la Comisión de Salud, explicó que “hoy, a partir de esta reunión, el debate está formalmente dentro del Congreso”.
Gaillard finalizó la reunión de la Comisión de Salud resaltando la continuación de este debate que comenzó hoy formalmente en el seno de la comisión, y comprometió al diputado nacional Lipovetzky (PRO) Pte. De la comisión de Legislación General, a la diputada Alejandra Martínez (UCR) Pta. de la Comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, y a la diputada Burgos (Cambiemos) Pta. de Legislación Penal, a que “la próxima reunión sea un Plenario de Comisiones, de modo que si estamos en condiciones, podamos avanzar hacia un dictamen, y finalmente discutamos en el recinto la legalización del aborto con los dictámenes que haya a favor y en contra, pero no podemos dejar de dar el debate”.
Por especialistas y organizaciones participaron Dr. Mario Sebastiani, Presidente del Comité de bioética asistencial del Hospital Italiano; Dra. Nelly Minyersky, Abogada especialista en Derecho de Familia y Derechos Humanos; Mariela Belski, Directora Ejecutiva Amnistía Internacional Argentina; Mariana Carbajal, Integrante de la Comisión Directiva del Centro de Estudios Legales (CELS); Lic. Victoria Tesoriero, Socióloga, Representante de Católicas por el Derecho a Decidir; Dr. Andrés Gil Domínguez, abogado Constitucionalista; Marta Dillon, Periodista y Escritora, Integrante del colectivo organizador “Ni una Menos”; Vanina Biasi, Dirigente del Plenario de Trabajadoras y referente del movimiento de mujeres; Andrea D’Atri, Psicóloga, Especialista en Estudios de Género, fundadora de la agrupación latinoamericana Pan y Rosas; Martha Rosenberg, Campaña por el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito (CABA), Foro por los Derechos Reproductivos; Red de Profesionales de la Salud; Dr. Bach de Chazal, Abogado, Prosecretario en Presidencia del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires; Ana Belén Mármora, Coordinadora de los Centros de Buenos Aires de la Asociación Civil Frente Joven; Dra. Úrsula Basset, Abogada, Universidad Austral; Rabino. Dr. Fernando Szlajen, Director del Departamento de Cultura de AMIA; Dr. Fabián Romano, Presidente Federación de Asociaciones Médicas Católicas de Latino América; Miguel Haslop, Asociación para la Promoción de los Derechos Civiles; y María Inés Franck, Centro de Bioética Persona y Familia de la Fundación Latina de Cultura.